¿Cómo dejar de procrastinar y avanzar con tu emprendimiento?

Todos en algunos momentos en nuestra vida hemos procrastinado (posponer o aplazar tareas, deberes y responsabilidades por otras actividades que nos resultan más gratificantes pero que son irrelevantes.), ya que no solo sucede en el ámbito de los negocios, sino que sucede en todas las áreas de nuestra vida.

Por ejemplo, si sabemos que tenemos que ir al gimnasio y bajar de peso, aunque sepamos que es lo correcto, procrastinamos y no lo hacemos. O cuando intentamos aprender una lengua nueva, aunque sepamos que nos puede aportar grandes beneficios, no lo hacemos.

Como seres humanos siempre elegimos el camino fácil, evitamos la resistencia. Lo mismo ocurre en los negocios, sin importar lo preparados que estemos a nivel de conocimientos para emprender, si no tenemos un “mindset” emprendedor, puede que procrastinemos y no emprendamos, perdiendo una oportunidad increíble.

Por esto, vamos a ver algunos consejos que puedes tomar para dejar de procrastinar de una vez por todas.

 

¿Entiende el por qué?

Si procrastinas al intentar emprender, es importante que entiendas el porqué de la tarea que quieres realizar. Por ejemplo, si quieres emprender, debes identificar tus objetivos, tus sueños, y qué es lo que quieres conseguir con ese emprendimiento. Puede que quieras ser tu propio jefe, o ayudar a las personas, o tener más libertad. Las razones pueden ser muchas, pero si las identificas, pueden convertirse en la solución para vencer la procrastinación.

 

Ponte fechas limites

Una de las razones por las que puedes procrastinar es porque dices “lo haré luego”, el problema es que ese momento nunca llega. Esto ocurre porque al no tener un plazo establecido para realizar esa tarea simplemente la posponemos.

Una solución muy buena para esto es poner una fecha y horario límite para realizar esta tarea, esto creará un sentimiento de urgencia y hará que te pongas manos a la obra.

 

Cumple con pequeños objetivos

Otro motivo por el que procrastinamos es porque la tarea es demasiado extensa. Si esto ocurre puedes dividir la tarea por partes, de modo que te pongas pequeños objetivos a alcanzar, esto hará que la tarea parezca mas sencilla y te mantengas motivado.

 

Haz uso de la técnica de Pomodoro

Existen estudios que indican que luego de un tiempo de que comenzamos a realizar la tarea, comenzamos a distraernos y dejamos de ser productivos.

Una solución a esto es tomar pequeños descansos. Puedes hacer uso de la técnica de Pomodoro, que es una forma de gestionar el tiempo en intervalos de 25 minutos, seguidos de un descanso.

Para hacer uso de esta técnica debes primero elegir la tarea a realizar, luego programas el Pomodoro o un reloj para trabajar por 25 minutos. Una vez suene la alarma descansas unos 5 minutos. Y repites este siclo hasta finalizar la tarea, o hasta llegar al cuarto Pomodoro. Luego del cuarto, puedes tomar un descanso de alrededor de 20 minutos.

 

Crea una lista

Otro de los motivos por el que procrastinamos es debido al hecho que el trabajo parece muy complejo, y no sabemos por dónde comenzar o qué debemos hacer.

La solución a esto sería crear una lista de tareas y completarlas una por una. Con esto vas a saber exactamente lo que debes hacer. Además, te motivará el hecho de ir tachando cada una de esas tareas de la lista.

 

Comienza por las tareas más difíciles

Es normal cometer el error de comenzar por las tareas mas fáciles primero y dejar las más difíciles para mas tarde.

El problema con esto es que sabemos que estamos postergando esta tarea porque nos va a demandar más tiempo y es más compleja. Nuestro cerebro nos tortura, y a pesar de que estemos completando las tareas mas sencillas, sabemos que todavía nos queda hacer lo más difícil.

Sumado a esto, cuando intentemos llevarla a cabo, tendremos menos energía que antes y nos costará más estar concentrados y ser productivos.

Por esto, es recomendable que comiences a hacer las tareas más difíciles primero, de esta forma comenzaras haciendo estas tareas con mucha energía, y una vez que las termines, las otras serán más sencillas, eso aumentará tu motivación.

 

Pasa a la acción

Esta técnica es muy poderosa, y se basa en el hecho de que se pierde más tiempo procrastinando que lo que nos llevaría completar la tarea. No solo eso, sino que procrastinar también es mucho más estresante que la tarea en sí.

Esto puedes aplicarlo no solo en el trabajo, sino que también en tu día a día. En el momento en el que comiences a procrastinar, simplemente pasa a la acción. Te darás cuenta de que el hecho de pasar a la acción calmará todas las voces en tu cabeza que te inventaban un montón de excusas de por qué no deberías hacerlo.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: